Ser Mercury en el cine, un acierto para Rami Malek

0
192

El actor Rami Malek lleva meses conviviendo con un regalo envenenado: interpreta al que seguramente es el “divo roquero” más grande de todos los tiempos, esa voz que nunca se ha ido, Freddie Mercury.

Miles de seguidores juzgarán a Malek cuando se estrene “Bohemian Rhapsody”: ¿será capaz de hacer creíble al dios Mercury?

Malek se ha hecho popular por interpretar al hacker de la serie “Mr. Robot”. Nada comparado con el gigante de “Bohemian Rhapsody”. Además, la película no ha sido lo que se dice un camino de rosas. Al principio, en 2009, nadie cuestionaba que Sacha Baron Cohen sería el álter ego perfecto de Mercury.

Tras cuatro largos años de desencuentros con el grupo (básicamente con el guitarrista Brian May y con el batería Roger Taylor), renunció en 2013, en lo que se tomó como el final del proyecto.

Pero apareció Malek para mantener el barco a flote. Y lo consiguió incluso cuando, casi terminado el rodaje, el director Bryan Singer fue despedido y sustituido.

Todos confiaron en un nombre que no tantos conocen, en un actor en el que nadie pensó para resucitar a un personaje más grande incluso que su legado musical. Excepto él. Porque ambos están también unidos por una seguridad en sí mismos que les hizo, y les hace, ser quienes son.

“Queen fue un grupo de inadaptados en un mundo de marginados. Es algo con lo que me identificaba con Elliot en ‘Mr. Robot’ y ahora con Freddie. Me he sentido así, he lidiado con problemas de identidad”.

Es fácil hablar del valor que tuvo a la hora de plantarse en Londres y decir: “Soy Freddie Mercury”.

El terror lo mitigó la sensación de incredulidad que lo acompañó siempre: nunca llegué a creérmelo del todo, ni siquiera cuando me dijeron que el papel era mío. Pero sabía que tenía que ser yo. Por eso lo aposté todo, meses, incluso años, antes de que me dijeran nada”.

El actor ha lidiado con problemas de identidad. Como hijo de familia de inmigrantes entiende a un joven nacido en Zanzíbar (Mercury), criado desde los dos años en internados en Bombay y forzado a emigrar a Londres.

“Sé lo que es hablar un idioma distinto y comer otra comida de puertas adentro. Sé lo que es ser diferente”.

En lo musical, no cree que exista un ser humano capaz de escuchar “Bohemian Rhapsody” sin que le llegue. Fue la canción que escuchó una y otra vez en su juventud sin saber por qué. Y cree que temas como ‘We Will Rock You’ o ‘We Are The Champions’ conectan, sin importar la raza, el sexo, creencias, te unen en una voz.

Por Freddie ha conocido a Jimi Hendrix, a David Bowie, el Cabaret de Liza Minelli y Aretha Franklin. Era un gran fan que lo ha formado musicalmente. “Yo tenía un gusto muy ecléctico, tirando a tristón, que diría alguien, y ahora soy un enamorado de Bowie”.

Son más las cosas que han cambiado en la vida de Malek. Antes de lograr el papel, y pagándola de su propio bolsillo, hizo que le fabricaran una dentadura postiza que le transformó en “El Dentón”, el mote que tenía Farrokh Bulsara en la escuela antes de convertirse en Freddie Mercury.

También antes trabajó la voz con el guitarrista Brian May y el batería Roger Taylor, los dos integrantes del cuarteto original que hoy continúan como Queen.

Además, durante el rodaje entabló una gran amistad con la actriz Lucy Boynton, que interpreta a una de las musas de Mercury (algunos medios afirman que desde el rodaje, Malek y Lucy Boynton se han hecho novios). Pero si hay algo que Malek sabe cómo hacer es una entrada.

Todo lo zarrapastroso y mosquita muerta que es en “Mr. Robot” lo tiene de estilo este californiano de 37 años.

“¡Nunca tuve tantas pruebas de vestuario!”, confesó.

 

FUENTE: El pais

Comments

comments